HUBO ACUERDO ENTRE GEPSA Y LOS TRABAJORES DESPEDIDOS

El pasado viernes, después de varios días de vigilia, los (ex) trabajadores de la fábrica GEPSA acordaron con la empresa el pago de la indemnización en dos cuotas y en un plazo de 45 días. Esto se dió tras duras negociaciones. Finalmente, los representantes gremiales lograron imponer su propuesta por sobre la de la firma (que pretendía liquidar las indemnizaciones en seis meses).

El acuerdo firmado contempla la entrega inmediata de un cheque a cada uno de los 23 empleados despedidos por un monto de entre $40 mil y $50 mil. En esa cifra están contempladas la liquidación del sueldo, aguinaldo y un excedente a cuenta del monto indemnizatorio. En tanto, el resto de la reparación por despido se liquidará en dos cuotas; la primera el viernes próximo y la última en 45 días.

“Quedamos muy conformes con el acuerdo, es favorable a los trabajadores. Achicamos los tiempos que proponía la empresa. Pasamos de seis cuotas a dos pagos en un término de 45 días. Los compañeros se fueron con un dinero importante de liquidación de haberes, más un excedente y el resto de la indemnización en dos veces. Fue una negociación complicada pero con muy buenos resultados”, señaló Emilio Benetti, delegado del gremio Uoma.

Por su parte, Jorge Beltramo, delegado Dehecino, dijo estar satisfecho por el resultado obtenido. Agradeció el acompañamiento de todo el personal en esta lucha. “Nunca me había tocado llevar adelante una negociación así, pero se discutió en buenos términos. El abogado de la empresa se puso la mano en el corazón y cedió al pedido de los compañeros. Fue el mejor acuerdo que pudimos haber logrado. Estamos muy cansados, llenos de humo, pasamos frío, pero al final logramos lo que queríamos”, declaró emocionado Beltramo. Ya despidiéndose del grupo, les reiteró el agradecimiento por acompañar en la lucha y les deseó suerte.

Pocos minutos después de firmado el acuerdo, los trabajadores se retiraron del frente de la planta de alimentos para mascotas y de esta manera los accesos quedaron liberados. Durante tres noches permanecieron en vigilia para evitar que se llevaran la producción que se encuentra depositada allí.

Compartir